TENER UNA GOBERNADORA ELECTA PODRÍA MARCAR HISTORIA EN LA REGIÓN

402

Paula Orellana Uribe es Antofagastina “por adopción y convicción”, como siempre dice, porque, si bien es cierto que nació en Valparaíso y ha vivido en varias ciudades, Antofagasta es su hogar desde los once años y siente un compromiso por el futuro de esta región, siendo la única mujer inscrita para disputar el Gobierno Regional, así que pronto podríamos tener la primera mujer Gobernadora en Antofagasta, un hecho histórico.

Para conocerla un poco más la contactamos y le hicimos algunas preguntas, a lo que nos respondió:
“Hice mis estudios en el Colegio Inglés San José y salí a los 22 años de la UCN acá en Antofagasta como licenciada en Ciencias de la Comunicación y Periodista. Recién egresada pasé por muchos trabajos y sobre todo trabajé con organizaciones sociales en diversos proyectos. Luego me fui al extranjero, primero con una beca para trabajar como asistente de lengua español en Francia donde estuve casi un año y pude dar clases en una universidad en Francia en los últimos meses de mi estadía. Volví a Chile y quedé con ganas de hacer un postgrado porque, en realidad -si bien el periodismo me gusta- sentía que no satisfacía el rol social que había descubierto en mí. Finalmente decido hacerlo en España y, como muchos, me fui sin beca, trabajando como camarera y en lo que saliera. Sé lo que cuesta vivir en otro lugar…

Estuve viviendo desde los veintiocho hasta los treinta y cinco años en Granada, España mientras hacía mi doctorado en Antropología. Hice una vida allá, en total, estuve cerca de ocho años en Europa. Allá me casé, separé y luego volví el 2013 a esta tierra a empezar de cero, involucrándome de lleno en temáticas culturales y como tenía estudios de doctorado en antropología, comencé a realizar trabajo de campo y diagnósticos participativos; como coordinadora regional del Proyecto Trama el 2014 y hasta el 2017 levantamos grandes proyectos, ideas e iniciativas, informamos y empoderamos al trabajador cultural. Fue un trabajo en red clave para nuestro sector y lo que se estaba gestando en ese momento y hasta el día de hoy siento que está dando frutos.

Desde el 2017 hasta ahora he trabajado como independiente desde diversas aristas: haciendo clases en la UA, en la carrera de Música y también en la UCN, en el Diplomado de Gestión Cultural así como activando la participación ciudadana en diversos proyectos culturales y prestando servicios en metodologías de participación ciudadana en diseños urbanísticos para la región.

A veces se preguntan si tengo conocimiento en el tema de administración pública: trabajé en la Asociación de Municipalidades de la región de Antofagasta como encargada de comunicaciones en el 2014 y además en la Corporación de Desarrollo Indígena (CONADI) de Iquique cuando recién egresé de la universidad. Pero no solo eso, mi trabajo como independiente me ha mantenido vinculada a diversos servicios públicos desde el sector privado. Conozco cómo funcionan los mecanismos internos y también sé cómo es su relación con la ciudadanía en diversas temáticas.

Realizar talleres o clases en universidades me permite tener un acercamiento a la juventud y sus inquietudes. Además, conozco por dentro la mecánica de la formulación de proyectos, donde he podido trabajar con las comunidades en diversas instancias, lo que me ha llevado a conocer bien las problemáticas y potencialidades de los territorios y sus gentes.

Para mí es prioritario el trabajo territorial, con las personas, porque en el fondo, cuando gestionamos temáticas, ya sean culturales, de espacios públicos u otras asociadas, finalmente estas metodologías de participación ciudadana son las que tienen que verse reflejadas en cosas concretas, que sean de verdadera utilidad a la población.

Actualmente soy socia y parte de la directiva de Comunidad GEN, además de socia y presidenta de Arena ONG. Con esta última organización hemos levantado proyectos culturales trabajando temáticas de gastronomía, migración y patrimonio de la región y de Antofagasta”, nos contó la candidata Paula Orellana, con mucha simpatía y derrochando su compromiso por la región.