GRAVE DAÑO AL PATRIMONIO HISTORICO-MINERO REGIONAL

84

Nos contactó Patric Canales, gestor patrimonial y cultural de la Comuna de Sierra de Gorda, quien nos señaló: “Este viernes 2 de febrero un vecino nos alertó de una afectación a nuestro patrimonio, por lo que fuimos a verificar la situación. El sitio es un importante yacimiento paleontológico donde se encuentran fósiles de amonites, que dieron nombre al lugar, además de ser patrimonio preindustrial de la región y el país”.

“Junto a una inspectora municipal constatamos que había extracción de áridos y hasta un campamento en la ruta B29, específicamente en el sector “Casa de tablas” del ex-mineral de Caracoles, en inmediaciones de minera Centinela en nuestra comuna. Excavaron y se instalaron sobre vestigios asentamientos históricos. La empresa responsable no tenía permisos para la faena, por lo que se les procedió a cursar una multa. Hice la denuncia respectiva, como persona natural, ante el Consejo Monumentos Nacionales” señaló Canales.

Llamamos también a Rodrigo Riveros, actual vicepresidente del Colegio de Arqueólogas y Arqueólogos de Chile, quien nos señaló: “Antes del descubrimiento de Caracoles la zona estaba subocupada, dado los escasos recursos para la subsistencia. Habilitar este yacimiento involucró crear todo un sistema logístico: caminos, senderos troperos y comercio para proveer a la población instalada, que llegó en algun minuto a cerca de 10.000 habitantes. Fue una odisea hacer habitable el desierto. La afectación a estos conjuntos arquitectónicos impide entender cómo fue ocupado el lugar. Hubo un sector con ruinas de viviendas, construidas en piedra y Caliche, donde pudo haberse ubicado el antiguo consulado”.

Riveros puntualizó que “El sector fue parte de las operaciones mineras preindustriales de varias minas y sus campamentos asociados. A eso se suman los basurales del siglo XIX, que hablan de la vida cotidiana de quienes se establecieron en este espacio. Ese material es muy valioso para entender cómo fue habitar el desierto”.

“Sería positivo conformar un circuito turístico, como medio de divulgación. Obviamente esto involucra un manejo adecuado, evaluando su capacidad de carga. Puede ser valioso en varias dimensiones, ya que potenciaría la hotelería y gastronomía de la zona, fomentando también la identidad local. A todos nos gusta que el lugar donde vivimos sea reconocido, que sea importante” afirmó el investigador.