PERSPECTIVA CORPORATIVA

En esta tercera y ultima entrevista del proyecto “Aportar es Cultura”, conversamos con Patricio Vilaplana, quien nos acerca a la mirada desde el sector corporativo minero sobre las iniciativas bajo Ley Valdés, y además nos comparte su visión respecto al desarrollo de la industria cultural y creativa regional en un contexto de post-pandemia.

25

Patricio Vilaplana, es un santiaguino avecindado en Antofagasta por ya casi 10 años. En su cargo de Vicepresidente de asuntos corporativos de Minera Escondida, por 7 años  trabajó con diversos proyectos bajo ley de donaciones culturales. Guarda una buena experiencia con la comunidad y sobre todo con el tema cultural, que lo dejaron muy contento en su momento.

Consultado para el proyecto «Aportar es cultura», nos respondió: “Hay que reforzar y reactivar con fuerza el sector cultural y creativo, incluso antes de lo económico, que es clave y vital. Las personas necesitamos de más cultura y de más arte, porque hemos estado en un periodo de incertidumbre. Necesitamos más música, más teatro, más poesía»

«La región necesita de su patrimonio, de su cultura, de su tradición. No podemos hablar de desarrollo, menos en una que ha tenido un desarrollo con una sensación de aislamiento. Si desde acá generamos capacidades, podemos ir a otros lugares sin pasar por Santiago. La cultura y las artes permiten un desarrollo integral. Es necesario entender el apoyo extraordinario que necesita el sector para el periodo post pandemia».

“Para que el sector privado haga un mayor aporte al sector cultural y creativo, la clave es que sea de a 3, donde el sector público tiene un rol importante para hacer más fácil la evaluación de los proyectos. El órgano público debiera tener ciertos lineamientos, una orientación de ese desarrollo, a la cual los creadores y productores culturales hagan su aporte y la empresa lo que debe hacer es unirse, confirmando su disposición a colaborar. Los recursos son clave, pero en una lógica de una alianza lo más amplia posible».

«Antofagasta ha tenido un desarrollo importante en distintas áreas y procesos con sinergias destacables entre diversos equipos con una serie de proyectos que se han mantenido en el tiempo, pese al congelamiento de actividades desde el estallido social sumado a los efectos de la pandemia, pero se ha visto la dificultad de este para mantenerse trabajando con la continuidad de la última década». 

«El tema de las donaciones culturales o ley Valdés aún no es suficientemente conocido como opera, pera ha tenido muchos avances desde que partió. No es un proceso tan complejo como parece, y varias organizaciones culturales lo están ocupando para financiar sus proyectos. Para sensibilizar a las empresas y que aporten más por esta vía no es fácil, pero tiene que ver cómo acercamos a las empresas a la comunidad y entiendan la importancia del sector cultural en la cotidianidad y la vida de sus propios trabajadores. Se debe salir de la lógica de la publicidad y entender que deberían buscar proyectos que incluyan fuertemente el tema formativo y un traspaso de conocimientos a la comunidad” nos confesó Vilaplana.

Pueden revisar acá la video entrevista completa