LEER, ESCRIBIR Y RECORDAR: LINA LEMUS Y EL PATRIMONIO ESCRITO DE TALTAL

114

Lina Lemus López de Maturana nació en Taltal en 1948, de padres también taltalinos. Su padre era minero y su madre dueña de casa. Comenzó a trabajar en su juventud como secretaria en la Planta de Enami en Taltal. Luego de ser exonerada tras el golpe militar y dedicarse a su hogar por largos años, se hizo cargo de la biblioteca municipal “Sady Zañartu” en 1988, donde  fue desarrollando un  trabajo literario recopilando numerosas leyendas y narraciones sobre el territorio de Taltal, siendo también nombrada encargada cultural por el alcalde Guillermo Hidalgo.

Sus compañeras de trabajo la recuerdan como una mujer incansable, cuyo esfuerzo por el desarrollo de la cultura y el fomento lector en Taltal logró hacer realidad el proyecto de construcción del edificio que alberga la actual biblioteca y la implementación de este, recopilando y transmitiendo un legado de amor por esta tierra.

Conversamos con su esposo, Víctor Collao, taltalino y operador de electro winning en la planta José Antonio Moreno, quien nos relató: “ella siempre fue aficionada a leer y escribir, pero al entrar a trabajar la biblioteca desarrolló aún más su parte literaria, relacionándose mucho con la cultura de la comuna. Se empeñó en recopilar y escribir el libro “Relatos, historias y leyendas de Taltal”, que se agotó en su primera edición sin ser vuelto a reeditarse hasta la fecha. Es un tremendo orgullo para nuestra familia el aporte que hizo Lina a nuestra gente, dejando plasmada una gran investigación para rescatar la memoria de nuestra comuna. Lamentablemente su segundo trabajo no salió a la luz pública, quedando pendiente su “Antología de los poetas taltalinos”, siendo inscrita en el registro de propiedad intelectual y de la que dejó un manuscrito en la biblioteca local”.

A manera de despedida, don Víctor agradece el cariño que como familia han sentido de parte de toda la comunidad desde la partida de doña Lina, pero les recuerda a los vecinos y amigos que para hacer grande a Taltal debemos valorar más nuestra cultura y aprovechar la biblioteca municipal, edificio de primer nivel que atesora gran parte del patrimonio literario escrito impreso, tanto comunal como mundial.

Gracias señora Lina, y no olvidemos ese viejo refrán: «Quien lee progresa».