Odisea salitrera

83

Hay que estar en pleno desierto a medio día en verano para entender la enorme gesta que significó la explotación del salitre. Una de las maneras de alcanzar el mentado desarrollo sostenible es vinculando este inmenso legado, esparcido y escondido en los museos regionales, y potenciar el turismo cultural mediante las visitas guiadas a los vestigios de esta historia épica.

Hablamos con Oscar Morales, socio de la Cámara de Turismo de Antofagasta y  gerente de Bahía Caracoles Tour Operadores,  quien está afanado en esta también heroica tarea, quien nos declarò: «Es fundamental posicionar a Antofagasta como puerta de entrada a la Ruta Turística Salitrero-Ferroviaria, pero urge crear identidad cultural en la población local, incluidos los empresarios, en relación a la importancia económica de esta historia a nivel local  y mundial. Esta ciudad emergió de la minería y mayormente durante el auge salitrero, que tuvo un impacto en el  desarrollo del planeta y en especial de Europa. Necesitamos el apoyo decidido de las autoridades que tengan conciencia de esto,  ya que algunos servicios públicos siguen promocionando destinos regionales consagrados en vez de los emergentes, que podrían ayudar a reducir la presión por sobredemanda constatada en los primeros. Por ejemplo, en la reciente recalada de los cruceros al puerto de Antofagasta, se le exigió asumir el costo de guardias y otros servicios a microempresas que aún no alcanzan rentabilidad, siendo ilógico si pretenden fomentar la actividad”, afirmó Morales.

La interacción de registros históricos y literarios, sumados a la experiencia personal del visitante, aumentan la perspectiva en el recorrido, generando  verdadero valor turístico y fomentan un cambio positivo hacia la diversificación económica.

La Perla del Norte, guarda una historia riquísima y un paisaje sobrecogedor para los visitantes que busquen algo más que sólo un rato de diversión, la que también hay.